El cuidado del planeta se ha vuelto un tema importante no sólo para los movimientos ecológicos, sino para los representantes de la moda, quienes poco a poco han sustituido las pieles por materiales orgánicos para elaborar sus creaciones.

La confección con materiales orgánicos y reciclados protagoniza las pasarelas

La moda sostenible, también conocida como slow fashion, es una nueva tendencia que busca promover el cuidado del medio ambiente, a través la creación de productos elaborados implementando las medidas y materiales necesarios para causar el menor impacto al ambiente.

Esta tendencia consiste en la fabricación de ropa, accesorios y calzado con materia prima de origen natural, obtenidos de un proceso de cultivo con agricultura ecológica, que no afecta ni a la flora ni a la fauna que reina en el planeta.

Esta iniciativa ha recibido el apoyo de los ecologistas y los amantes del medio ambiente, entre los que se encuentran estudiantes, profesionales y amas de casa, pero también personalidades de la música, el séptimo arte y hasta de la política, quienes llevan con orgullo las creaciones de diseñadores emergentes y conocidas firmas de moda.

Bolsas de saco

La tela de yute, popularmente conocida como tela de saco salió de las granjas para invadir las vitrinas de las tiendas. En la actualidad muchos diseñadores emergentes están utilizando materiales de desechos para crear bolsas, vestidos, carteras y otros accesorios, y esta tela es una de las favoritas.

El yute es una fibra vegetal extraída de la corteza de la planta Corchorus, producida en la India y Bangladesh. Su color es marrón claro y puede ser teñida hasta con tres colores. Por cientos de años ha sido utilizada para la elaboración de sacos para el almacenamiento de café y cacao.

Botellas de plástico

Las botellas de plástico ahora tienen doble función, almacenar bebidas y convertirse en materia prima para la elaboración de cientos de diseños, divertidos y funcionales, para los cuales los diseñadores además de sus manos invierten muchas horas de imaginación.

Debido a su resistencia e impermeabilidad, este material reciclable se emplea para la elaboración de carteras, lentes de sol, ropa y joyas.

Bolsas de papel

El papel parece frágil, pero ni se imaginan todo lo que puede soportar una bolsa elaborada con papel reciclado. Sin necesidad de un proceso industrializado, los creadores están empleando este material para elaborar totes, carteras de mano y bolsas ecológicas.

El papel periódico también es empleado para diseñar accesorios para damas, y suelen ser muy demandados debido a que su atractivo principal son sus textos y las imágenes, de una historia real.

Cajas de cartón

Aunque no lo parezca con cartón se pueden fabricar accesorios de vestir muy a la moda. Ya desde hace algún tiempo los emprendedores estaban utilizando este material para elaborar cajas artesanales para regalos, pero ahora se han atrevido a más.

En las tiendas de los centros comerciales se exhiben carteras de mano con hermosos y elegantes diseños, combinadas con otros materiales, como tela, plástico y cuero.

Los lienzos más populares para crear sin dañar el ambiente

Las fibras empleadas para la fabricación de las telas de los diseños sostenibles provienen de plantas celulosas, como el algodón, yute, lino, cáñamo, ramio, soya, maíz, piña y bambú. Y fibras animales como lana, seda, alpaca, vicuña, cashmere y la llama.

También se utilizan fibras recicladas o regeneradas, las cuales tienen su origen en cortes de tela desechada por las fábricas de ropa, las cuales son procesadas en fibras cortas y construyen un nuevo hilo.

Los materiales reciclados como botellas plásticas, cartón y papel también están siendo utilizados en la industria de la moda para crear prendas de vestir y accesorios con estilo, los cuales no dejan de tener un diseño atractivo, y son resistentes y duraderos.