El Certificado de Eficiencia Energética supone un documento de carácter obligatorio para todas aquellas viviendas que se disponen a comprar, vender o alquiler, con el objetivo de que el próximo inquilino o propietario conozca el nivel de gasto, tanto de energía como a nivel económico que presenta el hogar: el derroche en consumo y el nivel de emisiones de Co2 que desprende el inmueble.

Cuándo es necesario un Certificado de Eficiencia Energética

La normativa no incluye en la obligatoriedad del documento a las reformas en los hogares para poder llevarlas a cabo. Es decir, no se aplica a este tipo de supuestos, a no ser que la vivienda, a continuación, se vaya a poner en venta o alquiler. En tal caso, sí se precisaría de manera imperativa un Certificado de Eficiencia Energética (CEE) para acreditar el nivel de consumo de energía tras la obra.

En el caso de que se trate de una vivienda habitual y cuya reforma se efectúa para uso personal y propio, no conviene solicitar el documento, ya que no se va a realizar una compraventa o alquiler de la instalación.

Si se trata, por el contrario, de una obra que se va a realizar en un edificio completo o se van a rehabilitar los inmuebles, sea para vender o alquilar, se requerirá del CEE cuando estas reformas dispongan de una superficie útil por encima de los 1.000 metros cuadrados (m2) y se vaya a renovar el 25% o más de los cerramientos.

Este supuesto no se aplica a los inmuebles protegidos o de pequeño tamaño. Para estos presuntos, se precisará un proceso doble en el que se pedirá un CEE antes y después de la reforma.

eficencia energetica

No obstante, existe un único caso en el que el CEE no sería necesario presentar al futuro arrendatario, y es cuando se realiza una demolición completa o se rehabilita de manera integral todo el interior y exterior del hogar. Se entiende que, en este sentido, el ocupante se encargará de escoger los sistemas eléctricos que mejor se ajusten a sus necesidades. Una vez se realice toda la reforma, el usuario, aun así, se responsabiliza de contactar a un experto para obtener la calificación pertinente.

Qué es el Certificado de Eficiencia Energética y para qué sirve

Este documento acredita el nivel de eficiencia energética del hogar. Se trata, pues, de una doble vertiente que busca, por un lado, que las casas disponen de aparatos electrónicos y electrodomésticos que consuman lo justo y necesario, sin desperdicios de suministro durante su transporte. Asimismo, por el otro, en esta labor el usuario reduce de manera considerable el pago de las facturas eléctricas del mes.

La eficiencia energética, así, garantiza el compromiso por el medio ambiente a través de otorgar una calificación a la vivienda en función de sus caracter´sticas  y aparatos electrónicos, siendo la A la nota más alta que se puede otorgar y que determina, por lo tanto, que la vivienda presenta un elevado respeto con el medio ambiente; mientras, la G, la puntuación más baja, diagnostica un inmueble que produce una gran cantidad de gases contaminantes y, en consecuencia, mayor gasto en el bolsillo.

Su existencia, al igual que su naturaleza obligatoria para todos aquellos hogares que se vayan a poner en venta o alquiler, nace en 2013, en un intento por analizar el nivel de eficiencia energética de las casas españolas para ofrecer mejoras que beneficien la sostenibilidad medioambiental. Un experto valora la vivienda en base a unos parámetros y establece una determinada etiqueta energética, además de aportar consejos para mejorar el consumo.